¿Te gustaría CONECTAR con tu triunfo sostenible?

¿Tener una COMUNICACIÓN mejor con tus clientes? 

Para que tu negocio FLUYA mejor.

¿Necesitas cruzar el puente entre
tu triunfo de hoy y el de mañana?

¿Eres content manager y disfrutas de tu puesto fijo dentro de una empresa? Sin embargo, lo disfrutarías aún más disponiendo de una ayuda subcontratada.

¿Trabajas en una agencia de comunicación? Dicho de otra forma, eres intermediario entre muchos clientes que demandan contenido textual de calidad y pocos redactores capaces de elaborarlo.​

¿Eres un profesional independiente que ayuda a otros negocios en el ámbito digital? No obstante, no tienes tiempo para redactar las entradas y publicarlas en tu propio blog.

¿Perteneces a los profesionales con background digital que todavía no se han posicionado como expertos en su sector? Por lo tanto, necesitas unos contenidos extraordinarios para cumplir con tu meta y demostrar a la competencia que existes.

¿Tienes la sensación de encontrarte de un lado y tus posibles clientes del otro?

Necesitáis mantener la comunicación, pero no existe

ningún PUENTE entre vosotros que os la facilitaría.

Eres emprendedor y tienes un rincón digital donde prestas tus servicios o vendes tus productos. Además, ya has intentado “escribir tu web por tu propia cuenta”. Sin embargo, ¿esos textos no conectan bien con tus clientes potenciales y vendes poco?

¿Formas parte de la plantilla de una empresa física que está haciendo sus primeros pasos en el ámbito digital? Y para reforzar ese proceso, tu trabajo consiste en buscar al profesional capaz de ocuparse del copywriting en la web corporativa. ¿Tengo razón?

¿Tus clientes o lectores están interesados en cruzar
el puente entre España y los Balcanes?

Sin embargo, no saben qué les esperará allí.

¿Eres redactor jefe de una revista digital enfocada en el turismo por Europa? ¿La revista carece del contenido de calidad sobre el turismo en los Balcanes?

¿Trabajas en un medio de comunicación que de tanto en tanto publica algún texto centrado en los Balcanes? Pero, desde tu propia experiencia sabes que, para redactar artículos de una calidad máxima, se necesita la ayuda de una colaboradora externa que provenga de allí. ¿O no?

Tu negocio es una agencia de viajes que promociona su oferta enviando comunicados de prensa. Y cuando se trata de la redacción de notas de prensa enfocadas en la oferta de viajes a los Balcanes, ¿te iría bien contar con una periodista de la zona para echarte una mano?

Ante todo, te tengo que decir que sé cómo te sientes.

También sé lo bien que te sentirás cuando cruces tu puente, 

lo construyas o pongas una serie de señales de dirección hacia el mismo.

Y NO SOLO QUE LO SEPA. DARÉ TODO 

POR MI PARTE PARA AYUDARTE

¿Cómo te voy a ayudar?

Te lo explico.

Te puedo ayudar realizando para ti redacción digital (redacción de contenidos).

En este caso, colocaré mi lápiz para que sirva de tu puente. Cruzándolo, conectarás con tu propio triunfo sostenible.

Te puedo echar una mano en cuanto al copywriting online.

Construiré el puente que te comunicará mejor con los clientes. Asimismo, te ayudaré a aumentar tus ventas o el número de contrataciones.

Podemos colaborar en el ámbito de periodismo web.

Colocaré una señal de dirección para que tus lectores o clientes sepan la ubicación exacta del puente entre España y los Balcanes.

¿Por qué deberías confiar
en mí a la hora de pedir ayuda?

Muchos redactores y copywriters te dirán que confíes en ellos porque tienen “ALGO MÁS” que sus compañeros. Más experiencia, más clientes o una reputación más alta.

Sin embargo, yo no pienso decirte lo mismo.

Te animo a confiar en mí por “ALGO MENOS”.

MENOS RIESGO

Para empezar, CONFÍA EN MÍ porque de tal forma arriesgarás muy poco, sobre todo si tu proyecto está relacionado con mi país, Serbia, o con la zona de la que vengo, Balcanes. En ese caso, te aseguro que voy a ser tu insider, tu mano derecha o izquierda, si eres zurdo, y tu fuente de información y conocimiento.

Eso no significa que podemos colaborar solo en proyectos enfocados en la región balcánica. No obstante, no tengo la menor duda que, contando con mi ayuda para un proyecto así, disminuirás el riesgo de acabar con unos textos inadecuados.

Por cierto, al contratarme a mí, no contratarás solo a una redactora o una copywriter. Por el mismo precio tendrás a tu lado también a una traductora, intérprete y, en fin, una persona cuyo corazón está allí.

MENOS CONFORT

A pesar de que vivo y trabajo en España durante los últimos ocho años, nací en Serbia, de padres serbios. Eso significa que redacto en un idioma que no es mi lengua materna, que aprendí por amor y sin acudir a ninguna academia.

No solo que ya no vivo en mi zona de confort, sino tampoco redacto en “mi idioma de confort”, serbio. 

Sin embargo, cuando el confort abandonó la barca, me dí cuenta que los puentes no se construyen dentro de dicha zona, sino siempre desde allí hacia fuera.

Por lo tanto, si necesitas ayuda de un(a) copywriter que se siente protegido, sea por un plan B o por cualquier otra red de seguridad, NO CONFÍES EN MÍ.

Yo PUEDO, QUIERO y SÉ CÓMO ayudar solo a aquéllos que se atreven arriesgar, dejar de lado la seguridad y construir sus propios puentes. Esas personas son las que entiendo, las que admiro y las que me gustaría que CONFIASEN EN MÍ.

Porque yo misma soy una de esas personas.

MENOS PREJUICIOS

Por último, CONFÍA EN MÍ porque yo no redacto solo textos de calidad. Yo también intento romper con los prejuicios que puedes tener sobre las personas que vienen de los Balcanes.

Si piensas que “los del este” venimos a España solo para limpiar pisos o calles, verás que yo, al venir a tu país, he ganado un premio periodístico y ninguno de limpieza.

¿No me lo crees? En 2013, mi texto “El número de patrias yugoslavas en versos y recuerdos” ganó el premio Francesc Candel en la categoría de mejor reportaje.

Mi premio | Acerca de mí | Stasa Durdic
Mi hijo y yo en mayo de 2013, luciendo el premio.

Si percibes a los Balcanes como una película en blanco y negro antigua, sin voces y con protagonistas buenos y malos, voy a dar una voz tan nueva a tus textos que su eco sonará: en los Balcanes nada es blanco ni negro, allí no hay 50, sino 500 tonos de gris.

Si opinas que los serbios solo sabemos participar en guerras, te aseguro que, cuando acabe con tus textos, tu competencia dejará de considerarte un enemigo, levantará una bandera blanca y te pedirá que seas su aliado.

Por lo tanto, podría animarte a ponerte en contacto conmigo si necesitas textos y tienes prejuicios. Pero reconozco que a mí me haría mucha más gracia que CONFÍEN EN MÍ los que ya se liberaron de prejuicios.

Desde mi propia experiencia sé que las personas libres son increíbles. Como familiares, amigos y clientes.

Al facilitarte las razones para confiar en mí, ha llegado el momento de presentarme.

En España me llamo Stasa Durdic. En Serbia, Staša Đurđić o Сташа Ђурђић.

No obstante, el número tres no está relacionado conmigo solo cuando se trata de las maneras de escribir mi nombre y apellido. Al contrario, en el contexto laboral, me presento como redactora, copywriter y periodista web. Además, mi edad también tiene algo que ver con el número 3. Tengo 31 años.

A pesar de las tres posibles maneras de escribir mi nombre y apellido, mi historia cuenta con tan solo dos colores, gris y amarillo. Es más, es una historia única.

¿Te la explico?

Stasa Durdic | Redactora digital, copywriter online y periodista web

Nací el 26 de diciembre de 1986 en la ciudad serbia de Novi Sad. Sin embargo, durante mi infancia y adolescencia viví en un pueblo cercano a mi ciudad natal. El pueblo se llama Backa Palanka.

Al iniciar mis estudios universitarios en 2005, me trasladé a la capital de Serbia. Allí empezó el primer capítulo de mi historia en gris y amarillo cuando, en octubre de 2008, conocí en Belgrado mi pareja catalana

Acerca de mí | Stasa Durdic | Mi historia en gris y amarillo (1)

Por él, dos años más tarde, decidí trasladarme de Belgrado a Barcelona. Así es, elegí vivir en el lugar más adecuado para mi propia historia de amor.

Acerca de mí | Stasa Durdic | Mi historia en gris y amarillo (2)

Mi mudanza se podría explicar como cruzar un puente. De hecho, en una orilla se ha quedado un otoño nublado, las fachadas grises y árboles sin hojas. En la otra, me esperaba una Barcelona soleada, llena de hojas amarillas, luciendo su clima más cálido. Por lo tanto, mi mudanza se parecía a una partida del gris y la llegada al amarillo.

Pero en realidad no era así. Era una mudanza del gris al gris.

A pesar del sol mediterráneo, mi llegada a Barcelona no fue nada “soleada”. Sí, el amor fue la fuerza motriz de mi decisión, pero aún así me resultó muy difícil transformarme de una estudiante universitaria a una persona desempleada.

Por lo tanto, para salir cuanto antes del estado de desempleo, comencé a involucrarme en varios proyectos esporádicos. De hecho, durante los primeros años de mi residencia en Barcelona, trabajaba en distintos ámbitos, a duración determinada y para unas retribuciones mínimas:

  • Ofrecía clases privadas de inglés y serbio;
  • Trabajaba como traductora e intérprete;
  • Colaboraba voluntariamente con ciertas revistas digitales;
  • Participaba en numerosos concursos literarios;
  • Redactaba contenidos mediante varias plataformas (ni siquiera me pagaban siempre).

¿Y el resultado? Una desorientación absoluta.

¿Cómo luchaba contra esa realidad? Construyendo puentes.

Con el objetivo de combatir esa desorientación, tomé unas cuantas decisiones:

  • Ante todo, dejé de enviar mi Curriculum Vitae a las ofertas de empleos inadecuadas;
  • Decidí primero aprender bien los idiomas oficiales en Cataluña, castellano y catalán, para poder trabajar de lo que realmente me gusta;
  • Para aprovechar lo máximo ese tiempo de adaptación y aprendizaje, mi marido y yo decidimos convertirnos en padres.

Así es, a los 25 años me hice una madre muy feliz. Es más, el nacimiento de mi hijo, Marko, causó que pensara que, desde aquel momento, mi camino solo sería soleado. Teniéndole a él en mis brazos, estuve segura que se construyó un puente en particular entre Serbia y España. Entre mi pasado y mi futuro.

Acerca de mí | Stasa Durdic | Mi historia en gris y amarillo (3)

Dos años más tarde, la felicidad aumentó. El número de puentes entre dichas dos penínsulas, la ibérica y la balcánica, también se elevó. Todo eso debido a que en 2014 nació mi hija, Lena.

Acerca de mí | Stasa Durdic | Mi historia en gris y amarillo (4)

Pero dentro de un tiempo, las nubes grises surgieron sobre mis puentes. Siguió una tormenta de conclusiones erróneas.

Unos meses después del nacimiento de Lena, las nubes grises comenzaron a desafiar la felicidad que sentía por ser madre de dos. Las primeras aparecieron cada vez que iba al banco. De hecho, en varias ocasiones los empleados del banco marcaban la casilla “ama de casa”, refiriéndose a mi ocupación. (Pese a que no tengo nada en contra de ninguna ama de casa, no era mi sueño ser una de ellas.)

Además, durante ese período la gente también solía considerarme una simple stay at home mum. En una gran mayoría de los casos, lo hacían mis amigas, otras mamas desempleadas. Por ejemplo, a menudo compartían vídeos “para todas nosotras, las mamas que se quedan en casa”. Por supuesto, a mí me etiquetaban en los vídeos.

Diciendo la verdad, hasta hace poco yo realmente no era nada más que una ama de casa y una stay at home mum. Pero me costaba percibir a mí misma como una combinación de dichas dos “etiquetas”. Necesitaba mi número tres.

M historia me esperaba. Tuve que coger fuerzas para construir mi propio futuro amarillo. Tuve que coger el lápiz.

¿Y el desenlace? Utilicé el lápiz como una señal de dirección hacia la salida del sol.

Con el lápiz en mi mano y los dedos en su versión digital, la tecla, poco a poco empecé a retomar la rienda sobre mi propia historia. Como su verdadera protagonista, decidí que era hora para un desenlace muy soleado. En consecuencia, aposté por las siguientes acciones:

  • Pasé por una orientación laboral;
  • Dediqué una gran parte de mi tiempo a reciclar mis conocimientos y a ganar unos nuevos (eso sí, cada formación era más específica y provechosa que la anterior);
  • Por último, creé este sitio web donde explico y ofrezco mis servicios.

Y, lo más importante de todo, dejé de esperar y alegrarme solo por los días soleados. Ahora acepto que mis decisiones no serán siempre las más acertadas. Y sé que no me queda otra que vivir con ellas.

De tal forma, palabra a palabra, ladrillo a ladrillo, construí mi puente entre lo que era y lo que soy. Entre Staša Đurđić y Stasa Durdic.

Paso siguiente, lo crucé, junto con mi marido y mis hijos. (Esta vez fue mucho más fácil hacer eso porque no estaba sola.)

Y, por último, redacté este texto, como una señal de dirección que apunta a todos los que todavía estáis de un lado. Porque yo sé que es posible dirigirse hacia otro lado, YA. Y no solo que es posible, sino también vale toda la pena.

Si has leído mi historia, entonces ya lo sabrás sin que te lo diga. 

Si no, fíjate: 

Yo YA estoy en el lugar deseado desde hace tiempo.

Ahora me siento mucho mejor que antes. Además, soy más optimista que nunca.

A mí YA no me toca construir mi propio puente ni cruzarlo. Pero sí, ha llegado la hora de subir unos cuantos escalones.

Mi mirada está dirigida hacia arriba. Y eso es lo único que importa.

Dicho esto, ¿te gustaría saber
un poco más acerca de mí?

  • Mientras vivía en Serbia, fui una niña, adolescente y estudiante. En España me convertí en mujer, madre y una persona empleada, aunque por cuenta propia.
  • Hablando de mi época de estudiante, a la hora de realizar trabajos escritos no sentía el miedo ante una hoja en blanco.
  • Eso sí, todavía estaba en la primaria cuando, con doce años, publiqué mi primer relato corto.
  • Dirigiendo mi mirada hacia el futuro, el primer objetivo que me propuse a partir del año 2018 fue escribir un relato corto al año. El segundo, intentar publicarlo en alguna revista literaria o enviarlo a algún concurso.

Aparte, ¿te interesa por qué doy tanta importancia
a los PUENTES?

  • El mensaje principal de mi novela preferida es que los puentes siempre conectan. Por cierto, la novela se llama “El puente sobre el Drina”, mientras que su autor, Ivo Andric, es el único laureado del Premio Nobel de los Balcanes.
  • En mi único relato corto publicado en castellano, reflexioné sobre dicho argumento. De ahí, su título, “El puente que conecta(ba) y separa”.

Por último, ¿te explico por qué estoy
enamorada del color AMARILLO?

  • En primer lugar, porque mi flor preferida es el girasol.
  • En segundo lugar, porque mi sueño es viajar una vez en mi vida al país del sol naciente, Japón.
  • En tercer lugar, porque disfruto leyendo libros antiguos, cuyas páginas se han puesto amarillas.
  • Finalmente, porque siempre cuando puedo, intento caminar por la parte soleada de la calle, incluso en verano. La sombra no es my piece of cake.

Mi historia es única porque no acaba con una moraleja,
sino con una PROPUESTA.

Si tu historia es de color gris, te puedo ayudar para que su desenlace sea amarillo.

No esperes a mañana para cruzar, construir o señalar tu propio puente. 

Apuesta por AHORA.

Te lo digo porque AHORA es el momento perfecto para estar en el sol.

Créeme, la sombra no debería ser lo tuyo.

*La comunicación enviada quedará incorporada a un fichero del que es responsable Stasa Durdic. Esta comunicación se utilizará exclusivamente para tratar tus datos para atender tu solicitud, siempre de acuerdo al Reglamento (UE) 2016/679 (RGPD), la Ley Orgánica 15/1999 (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de desarrollo de la LOPD, sobre protección de datos. Tus datos no se comunicarán a terceros, excepto por obligación legal, y se mantendrán mientras no solicites su cancelación. En cualquier momento puedes ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y oposición, o si procedes, a la limitación y/o cancelación del tratamiento, comunicándolo mediante un email a info@stasadurdic.com.

Por cierto, no esperes spam de esta web. El spam no construye puentes.