Cada marca tiene una identidad visual y una verbal. Ambas identidades son importantes. Sin embargo, en cuál de las dos deberías invertir primero, ¿en la identidad visual o la verbal? ¿En el diseño web o en el contenido web?

Diseño web o contenido web: qué comprar primero, el huevo o la gallina

Somos muchos los que trabajamos en el sector del marketing digital.

Sois muchos los que necesitáis nuestra ayuda para vender más o conseguir más clientes a través de Internet.

No obstante, no somos tantos los que entendemos del todo qué fue antes en el marketing digital, el diseño web o el contenido web.

En este post intentaré aclarar esta duda.

Para poder hacerlo, tomaré como referencia el famoso dilema sobre qué fue primero, el huevo o la gallina.

Pero no pienso reflexionar sobre ese tema.

Haré otra cosa.

Voy a responder la siguiente pregunta: Qué comprar primero, ¿el huevo o la gallina?

En qué habría que invertir antes, ¿en la identidad visual o la identidad verbal de una marca?

¿En el diseño web o en el contenido web?

Redacción de contenidos web | El Marketing de Oz | Writing-Friendly Blog

En este post, tu acompañante será el Espantapájaros. Él te ayudará a encontrar el Marketing de Oz. Descubre qué es el Marketing de Oz y echa un vistazo al resto de las entradas que pertenecen a la categoría “Redacción de contenidos”.

¿Qué es una marca y cómo se construye su identidad?

En un post publicado en el blog de SEMrush, una marca se define como:

“Un conjunto de valores que los consumidores asocian a una empresa o producto”.

Imagen de marca: Definición, ventajas y puntos clave, Jesús Madurga López, Blog de SEMrush

Además de ofrecernos la definición del concepto de marca, el autor del post insiste en la diferencia entre la imagen de marca y su identidad.

Con respecto a la identidad de marca, la identidad tiene como objetivo ayudar a los consumidores a identificar la marca y diferenciarla de marcas competidoras.

Por último, la identidad de marca se construye a base de los siguientes cuatro elementos: la identidad visual, la identidad verbal, el posicionamiento de marca y los valores de marca.

¿Qué es la identidad visual de marca?

La identidad visual es el logotipo, los colores y la tipografía que una marca utiliza tanto en su página web como en el material corporativo, anuncios y publicidad, los perfiles de las redes sociales, etc. 

Se trata de todos aquellos elementos que crea o elige un diseñador (web).

Estos elementos nos ayudan a reconocer y diferenciar visualmente una marca de otra.

Más información sobre la identidad visual de marca:

¿Qué es la identidad verbal de marca?

Por otro lado, la identidad verbal se refleja a través de los siguientes elementos:

  • El nombre de la marca (brand name);
  • La voz que tiene (brand voice);
  • El tono que emplea cuando se dirige a un público determinado (brand tone);
  • Su estilo de comunicación (communication style). 

Los copywriters, redactores y personas responsables de comunicación, tanto interna como externa, tienen en cuenta estos elementos a la hora de redactar y preparar contenidos que trasmiten valores de marca.

Más información sobre la identidad verbal de marca:

La identidad visual y la identidad verbal: entre la gallina y los huevos

Aparte de dichos elementos, los profesionales que se dedican a construir y mejorar la identidad verbal de marca tienen en cuenta un factor importante.

De hecho, los humanos somos seres visuales.

Para nosotros, una imagen vale más que mil palabras.

Continuando en la misma línea, podríamos decir que la identidad visual vale más que mil identidades verbales.

Pero vamos a ir un paso más allá.

Vamos a comparar el diseño web con la gallina y el contenido web —el texto o las palabras—, con los huevos. En este caso, la gallina valdría más que mil huevos.

Resumiendo, sería más sensato comprar primero la gallina y luego el huevo.

Dicho de otra forma, tendría más sentido invertir primero en la identidad visual o el diseño web y luego en la identidad verbal (el contenido web).

Así respondemos la pregunta del principio de este post.

Sin embargo, esta respuesta no es ni la única ni la correcta.

El diseño web atrae, el contenido web vende

Para que entiendas a qué me refiero cuando digo que esta respuesta no es la correcta, te explico una breve historia.

Hasta hace poco trabajé de copywriter en una agencia de marketing digital en Barcelona.

El equipo de la agencia lo formábamos doce personas. Yo me llevaba muy bien con todos los compañeros. Sin embargo, mi compañero favorito fue el diseñador web.

De hecho, con el diseñador colaboraba en la mayoría de los proyectos para los clientes.

  • Él se encargaba de diseñar los elementos de la identidad visual de las marcas con las que estuvimos colaborando. Yo me encargaba de redactar textos persuasivos, de acuerdo con su identidad verbal.

  • Él ponía por su parte la armonía de colores y formas. Mi contribución consistía en las palabras, por no decir huevos.

En resumen, los dos nos esforzábamos a hacer un buen trabajo y nos llevábamos muy bien.

¿Por qué?

Porque todas las marcas necesitan cuidar tanto su identidad visual como la verbal.

Además, el diseño web atrae, pero el contenido web vende.

Para un buen marketing, hay que acabar con las dudas

Ahora hago una pequeñita digresión.

De hecho, estoy oyendo la voz de mi exjefe —el dueño de la agencia— recordándome que los textos no venden.

El jefe tiene toda la razón.

Los textos no venden. Lo que vende es la calidad, los resultados y la confianza.

Los textos (solo) transmiten los puntos fuertes de un negocio. Ellos seducen. Persuaden.

Los textos ayudan a vender.

  • Por lo tanto, si tu presupuesto es limitado y quieres una página web bien guapa, una web que atrae las miradas, invierte primero en el diseño web y contrata a un(a) diseñador(a).
  • Otra opción, si crees que puedes vender sin tener un diseño web muy atractivo, prioriza el contenido web y contrátame a mí.

Pero si tu intención es atraer a los visitantes con el diseño web y convertirlos en clientes o compradores a través de los contenidos de tu blog, necesitarás que te ayudemos los dos.

En este caso, la única opción sería invertir tanto en el diseño web como en los contenidos web a la vez.

O, lo que diría mi exjefe, para hacer la tortilla, hay que romper los huevos.

Y para hacer un buen marketing, hay que acabar con las dudas.

El diseño web o el contenido web: el dilema de Woody Allen

Por último, te explico un chiste de la película Annie Hall de Woody Allen.

Un hombre va al psiquiatra y le dice: “Doctor, mi hermano está loco. Piensa que es una gallina”. El psiquiatra le contesta: “¿Y por qué no le mete en un manicomio?” Sin embargo, el hombre responde: “Lo haría, pero necesito los huevos”.

Allen utilizó este chiste para explicar la naturaleza de las relaciones emocionales y, particularmente, la del amor.

Si bien, a mí me parece igual de adecuado usar el mismo chiste para aclarar la duda si invertir primero en el diseño web o en los contenidos web.

  • De hecho, si necesitas los “huevos”, cómprate una “gallina”. Invierte en el diseño web para atraer las miradas de los visitantes y asegurarte que los contenidos de tu blog o web tengan los lectores.
  • Pero si no quieres que la “gallina” se quede sola, cuida los “huevos”. Sin los contenidos web que aporten valor y los visitantes que vuelvan a por más, el nido de tu web pronto se quedará vacío.

Y, sobre todo, que no se te pase por alto lo siguiente: En todo diseño web siempre hay algo de contenido, tal y como en todo contenido web siempre hay algo de diseño.

Ahora sí, atrévete a invertir en el diseño web y en el contenido web.

No seas gallina. El futuro está en los “huevos”.

La pregunta Writing-Friendly

En qué tú invertirías primero, ¿en el diseño web o en el contenido web?

Me llamo Stasa Durdic y soy redactora de contenidos. También soy una persona que no se hace la pregunta sobre qué fue antes, la gallina o el huevo. Ya que trabajo en el ámbito del marketing, a mí me interesa qué habría que comprar antes, la gallina o el huevo. Para saber más sobre mí, te invito a leer mi historia o a visitar mi perfil de LinkedIn.

Del NO al SÍ hay solo un CLIC. Comparte este texto. 


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =