Te gustaría hacer el marketing de contenidos, ¿pero no estás seguro qué tipo de contenido comprar? Contenidos textuales o visuales, he ahí la cuestión (y tu duda). Tranquilo, te la resuelvo en este post.

Contenidos textuales o visuales: ¿qué comprar antes, el huevo o la gallina?

¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? Desde la Grecia clásica, los filósofos se han hecho esta pregunta sobre tal llamada primera causa. Sin embargo, no solo los filósofos han reflexionado y siguen reflexionando acerca de dicho tema. De hecho, todos podemos hacernos la misma pregunta e iniciar una búsqueda de la respuesta.

Aunque… Si tienes la intención de apostar por el marketing de contenidos, es muy probable que tu dilema principal no sea: ¿qué fue primero, el huevo o la gallina? Al contrario, tu duda podría formularse como: ¿qué comprar primero, el huevo o la gallina? O, dejándolo más claro, ¿en qué invertir antes, en los contenidos textuales o visuales?

Si los contenidos textuales son la gallina y los visuales son el huevo, ¿qué habría que comprar antes? ¿El huevo o la gallina? Clic para tuitear

Marketing de contenidos, pero ¿de qué tipo de contenidos?

¿De dónde sale esta duda? En mi opinión, la duda sale del mismo término “marketing de contenidos”. De hecho, el termino no especifica de qué tipo de contenidos se trata. Es posible realizar una exitosa estrategia de contenidos acudiendo tanto a los textos como a los formatos visuales. O, en caso de que sea conveniente, combinando ambos tipos de contenidos.

Todo depende de tu negocio y del público al que te gustaría dirigirte. Aunque, sería mucho más preciso decir que la decisión vendrá determinada por las características de tu buyer persona.

Te pongo el ejemplo de un curso que realicé hace poco. El curso se llama “Marketing de contenidos: dialoga con tus clientes ofreciéndoles materiales útiles”. De ahí, es fácil concluir que lo que realmente importa no es el tipo de contenidos, sino su utilidad y el objetivo de facilitar el diálogo.

Cuando se trata del marketing de contenidos, el foco está en incentivar el diálogo. Sin embargo, el contenido adecuado te puede ayudar en ello. Clic para tuitear

¿Y si en tu caso fuera posible utilizar distintos tipos de “materiales útiles” para facilitar el diálogo con tu público? Pero no puedes invertir en todo. Quiero decir, no tienes un presupuesto para encargar redacciones y, al mismo tiempo, pagar el diseño profesional de tus infografías. Entonces, ¿qué elegirías? ¿Cómo podrías saber si comprar la gallina o el huevo?

Formatos visuales para “los que no leen tanto”

Haciendo esta pregunta a un amigo mío (es programador), enseguida te dirá que apuestes por los formatos visuales.

De hecho, cuando ese amigo mío vio la antigua versión de mi web, donde hubo poca cosa aparte de textos, me lo dejó bien claro: “Demasiado texto. Entiendo que lo que vendes son redacciones, pero… Sabes qué pasa, la gente no lee en Internet.” Luego añadió: “Quiero decir, la gente no lee tanto en Internet”.

A primera vista, mi amigo tiene mucha razón. La verdad es que Internet se ha vuelto muy visual. Y cuando digo visual, me refiero al hecho de que los contenidos más compartidos en el ámbito digital son:

  • Imágenes;
  • Memes;
  • Infografías;
  • Vídeos.

No obstante, la argumentación que pone lo visual ante lo textual va más allá de los memes e infografías. Mucho antes de la era de las redes sociales, la humanidad sabía que “una imagen vale más que mil palabras”. Aunque, hoy en día, podríamos decir que una imagen digital vale aún más. Eso sí, tiene que facilitar el diálogo online.

“La imagen se ha convertido en la moneda de cambio de engagement en los Social Media.”

Puro Marketing

¿Por qué una imagen vale más que mil palabras?

Contenidos textuales o visuales: ¿por qué una imagen vale más que mil palabras?

Todo esto no es sin razón. Hay varios argumentos que respaldan la opción visual. Aquí te facilito tres que, según mi opinión, representan los más importantes:

  • Los humanos percibimos el mundo de forma visual. La neurociencia nos enseña que el 80% de nuestras funciones cerebrales están relacionadas, de una forma u otra, con la visión. Por eso, no es de extrañarse que las primeras comunicaciones escritas fueran imágenes.

  • Recordamos más el contenido visual que el textual. Está comprobado que recordamos hasta el 80% de aquello que vemos. Por otro lado, nos quedamos con aproximadamente el 20% de lo que leemos y solo con el 10% de lo que oímos.

  • Por último, procesamos las imágenes más rápido que los textos. En otras palabras, el 40% de los usuarios de Internet tienen una reacción más fuerte ante un formato de imagen que ante el texto plano.

¿Contenidos visuales? ¿Tu elección final? Solo a primera vista.

Dicho esto, podemos concluir que los contenidos visuales atesoran un gran valor en distintos ámbitos. Además, el ámbito digital no representa ninguna excepción de esta regla. Por lo tanto, si tu idea es hacer marketing de contenidos en redes sociales, lo visual debería ser tu primera elección.

Sin embargo, ya que este texto no figura como un supermercado donde es posible solo comprar huevos a pesar de las distintas procedencias o medidas vamos a ver las razones que favorecen la segunda opción, la compra de los textos.

¿Por qué comprar textos antes que imágenes?

¿Recuerdas que mencioné a mi amigo al principio de este texto? Además, ¿te suena que le di la razón, pero solo a primera vista? Insisto en esto ya que la vista a veces engaña, y la primera aún más. Por lo tanto, ahora te voy a facilitar dos razones para inclinarte hacia la segunda opción, redacción digital.

Contenidos textuales o visuales: en Internet, la confianza se basa en escribir.

Los textos son la base del marketing de contenidos

Hablando del primer argumento a favor de las redacciones, recurriré a una frase de mi correctora preferida en el ámbito online español, Nuria González:

“En Internet, todo se basa en escribir.”

¿A qué se refiere Nuria cuando dice que en Internet todo se basa en escribir? Pues se refiere al hecho de que la venta online se basa en escribir o, mejor dicho, en redactar. Lo mismo pasa con la persuasión, así como con los temas de informar o resolver problemas.

En otras palabras, ¿para qué te sirve atraer tráfico a tu web con una imagen llamativa si la web carece de un blog de calidad dónde mostrarás que eres de los mejores en tu sector? ¿Para qué quieres una infografía bien diseñada si su contenido no aporta valor a nadie? Si repite lo que consta en decenas de infografías que ya circulan en línea, la infografía no te sirve para otra cosa que para crear ruido en Internet.

Hace siglos, Descartes dijo: “Pienso, luego existo”. Pero en marketing de contenidos, mi lema es: Redacto, luego maqueto y busco impacto. Clic para tuitear

Los textos aumentan la confianza

La segunda razón que favorece la elección de textos es la siguiente: los textos generan más confianza que los formatos visuales.

Te lo explico. Durante el curso de Javi Pastor que finalicé en enero, Javi comentó varias veces que venden más las páginas de venta largas que las cortas. Eso pasa porque una página de venta larga te permite explicar muy bien lo que vendes y minimizar el número de dudas o preguntas de tu posible comprador o cliente. En pocas palabras, mucho copy te permite aumentar la confianza en lo que ofreces.

@N_lacorrectora dice que “en Internet, todo se basa en escribir”. Pero lo que importa más es la confianza. Y la confianza se gana redactando. Clic para tuitear

De acuerdo, los textos publicitarios no son lo mismo que las redacciones y el marketing de contenidos. Efectivamente, no son lo mismo. Aunque… El efecto que deberían conseguir es el mismo.

Por una parte, los copys facilitan la venta directa. Por la otra, las redacciones arman la venta indirecta. Pero lo que tienen en común es que ambos buscan aumentar la confianza que tu posible cliente o comprador tiene en ti. A través de contenidos textuales, por supuesto.

Contenidos audio o audiovisuales: la cosa se complica

Pero ¿qué pasa con los contenidos audio (podcasts) o audiovisuales (vídeos))? Estos contenidos, si son de calidad, también pueden aumentar la confianza en tu marca. Además, se consideran más virales en comparación con los textos.

  • Es más complicado (y más caro) realizar un podcast o grabar un vídeo de calidad que invertir en redacciones de calidad.

  • Aún así, necesitarás ayuda de una redactora digital. Porque, para grabar una explicación en vídeo o para realizar una entrevista en audio y difundirla como podcast, necesitarás una preparación previa. Ahora bien, adivina quien se ocupa de la preparación de temas o preguntas. Los redactores, así es.

Contenidos textuales o visuales: ¿qué viene primero a la hora de comprar?

Paso a paso, llegamos a la respuesta final. (Si el famoso dilema sobre qué fue antes, el huevo o la gallina, cuenta con sus resoluciones, el tuyo tampoco se quedará sin una.)

Contenidos textuales o visuales: ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?

En pocas palabras, mi respuesta es que, a la hora de decidir, deberías tener en mente tres factores:

  • El modelo de tu negocio;
  • Las principales características de tu público;
  • El efecto que te gustaría conseguir practicando el marketing de contenidos.

Si buscas IMPACTO o el EFECTO VIRAL, apuesta por los CONTENIDOS VISUALES.

Si buscas generar CONFIANZA, tu elección deberían ser los TEXTOS.

Una historia sobre el amor, no una historia de amor

Sin embargo, el asuntoproblema no acaba aquí. Al contrario, va más allá y llega hasta la famosa escena final de mi película preferida, “Annie Hall”:

Aplicando las palabras de Woody Allen a este caso, llegamos a la conclusión:

  • Si decides comprar los textos, desde luego tendrás que enriquecerlos con elementos audio, visuales o audiovisuales.

  • Si apuestas por formatos visuales, por ejemplo, infografías, una maquetación muy curada no tendrá sentido si no aporta valor mediante el texto.

En fin, hace falta averiguar cuál es tu prioridad por el momento para poder decidir en qué invertir tus recursos. Eso sí, en cualquiera de los casos, no olvides que los contenidos textuales y visuales no se excluyen mutuamente. Se complementan.

Incluso se podría decir que entre unos y otros existe cierto nivel de amor. Aunque, tal y como se precisa en la versión moderna de “Annie Hall”, “500 días juntos”, se trata de una historia sobre el amor, no de una historia de amor.

Contenidos textuales o visuales: una historia sobre el amor.

Hasta la próxima, un saludo storyfriendly

…Y una pregunta. Si tú practicaras el marketing de contenidos, en qué lo basarías,

¿en los contenidos textuales o visuales?

Stasa Durdic

Soy redactora, copywriter y periodista web. Serbia de nacimiento, en Barcelona por ocasión, escritora por amor. Me gusta el amarillo, me encanta el storytelling y estoy de acuerdo con la siguiente frase de Don Draper (Mad Men): “El cliente adora pagar a los medios y el CREATIVO adora los LÁPICES”.

Del NO al SÍ hay solo un CLIC. Comparte. ?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − cuatro =